Go to Database Directory || Go to Bibliography


© MĒ del Pilar Perales Viscasillas, 2001. This text may not be reproduced without the permission of the author.

extracto de

El CONTRATO DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL
DE MERCANCIAS (Convención de Viena de 1980)

MĒ del Pilar Perales Viscasillas
Profesora Titular de Derecho Mercantil
Universidad Carlos III de Madrid

[...]

CAPITULO II. AMBITO DE APLICACION

Para que la Convención de Viena se aplique a un contrato de compraventa internacional de mercaderías, es necesario la concurrencia de varios criterios como ya se deduce de la materia regulada: ha de tratarse de una compraventa, que sea internacional, que sea de mercaderías y que además no exista ninguna exclusión ya por virtud de la autonomía de la voluntad de las partes, ya porque la Convención misma excluye determinadas transacciones o tipos de mercaderías de su ámbito de aplicación.

[...]

131. Mercaderías (artículos 2 y 3)

Los artículos 2 y 3 CNUCCIM se encargan de excluir y de incluir algunos tipos de mercancías o de contratos del ámbito de aplicación de la Convención. Debe recordarse que a los efectos de determinar la aplicación de la Convención es irrelevante el carácter civil o comercial de las partes (art.1.3 CNUCCIM).

El art.2 excluye las siguientes compraventas:

a) de consumo o, en términos de la Convención, de mercaderías compradas para uso personal, familiar o doméstico: esta es una tendencia ya clásica en otros instrumentos del derecho uniforme del comercio internacional. El objetivo es doble. En primer lugar, excluir un tipo de compraventa que es considerada civil en aquellos países con un doble régimen jurídico del contrato de compraventa. Y, en segundo lugar, no interferir con las leyes -generalmente imperativas- destinadas a proteger al consumidor. Con todo, se hace una excepción: que el vendedor, en cualquier momento antes de la celebración del contrato o en el momento de su celebración, no hubiera tenido ni debiera haber tenido conocimiento de que las mercaderías se compraban para ese uso.[4]

b) en subasta: la exclusión se basa en que este tipo de transacciones generalmente tienen sus propias reglas en los diversos derechos nacionales.[5]

c) judiciales: la razón es la misma que la indicada en relación con las subastas.[6]

d) de valores mobiliarios, títulos o efectos de comercio y dinero.[7] Así pues los contratos de compraventa de divisas no se gobiernan por la Convención.

e) de buques, embarcaciones, aerodeslizadores y aeronaves.[8]

f) de electricidad.[9]

[...]


CAPITULO II FOOTNOTES

[...]

4. En opinión de HONNOLD, §50, pp.97-98, la carga de la prueba recae sobre el vendedor.

Vid. la aplicación de la Convención, a pesar de la excepción mencionada, a una compraventa de un generador y de varias piezas de repuesto para un yate propiedad de un particular: Landesgericht (en adelante LG) Düsseldorf, 11 octubre 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX).

Opinan FERNÁNDEZ DE LA GÁNDARA y CALVO CARAVACA, El contrato de compraventa internacional de mercancías. En Contratos Internacionales. Madrid: Tencos, 1997, §10, p.149, que el uso al que debe destinarse la mercadería debe ser exclusivamente privado, y ello porque durante la Conferencia Diplomática fue rechazada una propuesta para considerar suficiente que la compraventa tuviese una utilidad preponderantemente presonal. Así por caso, como indican, el destino personal de la compra debe contraponerse al destino profesional y no tan sólo al industrial: por ejemplo, sí estaría comprendido dentro de la Convención las compraventas internacionales que un profesional liberal lleva a cabo para atender las necesidades de su empresa.

5. Comentario de la Secretaría al art.2, §5. Vid. más ampliamente FERNÁNDEZ DE LA GÁNDARA y CALVO CARAVACA, El contrato de compraventa, §12, p.150. Comentario de la Secretaría al art.2, §6.

7. De acuerdo con el comentario de la Secretaría, §7, la razón de su exclusión es que presentan problemas diferentes de las compraventas internacionales y además en muchos países bien están sometidas a reglas imperativas, bien no queda clara su consideración como mercaderías.

Se ha entendido por la jurisprudencia que a los contratos de cesión de participaciones sociales de una sociedad húngara a una alemana no les son aplicables las normas de la Convención: así, Laudo arbitral, 20 diciembre 1993 (Hungría) (PACE) (UNILEX), comentada por Alexander VIDA, "Keine Anwendung des UN-Kaufrechts überinkommens bei Übertragung des Geschäftsanteils einer GmbH". IPrax, 1995, nē1, pp.52-53.

8. El comentario de la Secretaría al art.2, §9, indica que no queda claro en los diversos derechos internos su categorización o no como mercaderías, además en algunos países están sujetos a registros especiales.

Incidentalmente el Oberlandesgericht (en adelante OLG) Koblenz, 16 enero 1992 (Alemania) (PACE) (UNILEX), ha señalado que no le sería aplicable la normativa vienesa a una compraventa de un yate a motor, lo que parece confirmar la orientación de cierto sector doctrinal que entiende que la Convención sólo excluirías las embarcaciones grandes, pero no las pequeñas (SCHLECHTRIEM, Uniform Sales Law, p.30). El Tribunal Supremo de la República Húngara, 25 septiembre 1992 (Hungría) (PACE) (UNILEX), sí ha enjuiciado bajo las normas de la Convención una compraventa de motores de aviones, por lo que, en definitiva, los contratos de compraventa internacionales relativos a las partes en que se dividen sí estarían gobernadas por la Convención.

9. La razón es que en muchos países no son consideradas como mercancías (Comentario de la Secretaría al art.2, §10). Vid. más ampliamente acerca de las características especiales de ese tipo de compraventas: FERNÁNDEZ DE LA GÁNDARA y CALVO CARAVACA, El contrato de compraventa internacional, §14, pp.151-152, quienes además indican que el gas y el petróleo sí estarían incluidos bajo el ámbito de aplicación de la Convención.

[...]

Ir al texto completo de Pilar Perales


Pace Law School Institute of International Commercial Law - Last updated December 27, 2001
Comments/Contributions
Go to Database Directory || Go to Bibliography