Go to Database Directory || Go to Bibliography


© Mª del Pilar Perales Viscasillas, 2001. This text may not be reproduced without the permission of the author.

extracto de

El CONTRATO DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL
DE MERCANCIAS (Convención de Viena de 1980)

Mª del Pilar Perales Viscasillas
Profesora Titular de Derecho Mercantil
Universidad Carlos III de Madrid

[...]

CAPITULO II. AMBITO DE APLICACION

Para que la Convención de Viena se aplique a un contrato de compraventa internacional de mercaderías, es necesario la concurrencia de varios criterios como ya se deduce de la materia regulada: ha de tratarse de una compraventa, que sea internacional, que sea de mercaderías y que además no exista ninguna exclusión ya por virtud de la autonomía de la voluntad de las partes, ya porque la Convención misma excluye determinadas transacciones o tipos de mercaderías de su ámbito de aplicación.

[...]

El art.3 CNUCCIM, por su parte, se encarga de indicar que ciertos contratos quedan incluidos en el ámbito de aplicación de la Convención, mientras que otros se excluyen. Se trata de contratos mixtos en los que se dan cita elementos propios y característicos de varios tipos contractuales: de la compraventa, de una parte, y de los contratos de ejecución de obra con suministro de materiales o de los contratos de suministro de mano de obra o de otros servicios, de otra. En primer término, el art.3 se refiere a los contratos de suministro de mercaderías que hayan de ser manufacturadas o producidas, los cuales quedan incluidos en el ámbito de aplicación de la Convención a menos que las parte que las encargue asuma la obligación de proporcionar una parte sustancial de los materiales necesarios para esa manufactura o producción.[10] Por contra, no se consideran contratos de compraventa aquellos en los que la parte principal de las obligaciones de la parte que proporcione las mercaderías consista en suministrar mano de obra o prestar otros servicios.[11] Se evidencia como el concepto clave es en ambos casos determinar en cada situación concreta que será "parte sustancial" (art.3.1) y "parte principal" (art.3.2).[12]

Por su parte, la jurisprudencia ha entendido de forma unánime que la Convención no es aplicable a los contratos de distribución internacional, pero sí al contrato de compraventa concluido sobre la base del acuerdo de distribución.[13] Asimismo se ha indicado que no puede aplicarse la Convención a un contrato por el cual una empresa se comprometía a realizar un estudio de mercado, ya que éste no puede conceptuarse como un objeto mobiliario corporal;[14] o que queda excluido del ámbito de aplicación de la Convención un contrato por el cual una empresa alemana se comprometía a realizar un programa de ordenador para una francesa,[15] probablemente por la misma razón que la anterior: porque no puede considerarse tangible. La jurisprudencia no se ha pronunciado acerca de otros contratos, pero sí la doctrina, por ejemplo, se entiende que a los contratos de leasing, aunque incluyan una cláusula de opción de compra, no les sería aplicable la Convención.[16]

[...]


CAPITULO II FOOTNOTES

[...]

10. La jurisprudencia ha tenido ocasión de pronunciarse acerca del supuesto de hecho del artículo 3 CNUCCIM: OLG Frankfurt a.M., 17 septiembre 1991 (Alemania) (PACE) (UNILEX), donde se ha señalado la inclusión bajo las normas de la Convención de un contrato de compraventa de zapatos con arreglo a las especificaciones proporcionadas por el comprador alemán sobre la base del concepto interno alemán del "Werklieferungsvertrag". Por contra la Cour dŽAppel de Chambéry, Ch.civ., de 25 mayo 1993 (Francia) (PACE) (UNILEX) indicó que no se aplicaba la Convención a un contrato entre una empresa francesa que se comprometía a fabricar y a entregar conectores a una italiana que previamente le había proporcionado esquemas y normas para su elaboración, ya que en el caso concreto se entendía que la sociedad italiana había proporcionado a su contraparte una parte sustancial de los materiales necesarios para la producción; OLG Köln, 26 agosto 1994 (Alemania) (PACE) (UNILEX); y Oberster Gerichtshof, 27 octubre 1994 (Austria) (PACE) (UNILEX), donde la Convención no se entendió aplicable a un contrato para la fabricación de cepillos y escobas, por el cual la parte ordenante suministraba una parte sustancial de las mercancías necesarias para la producción (art.3.1 CNUCCIM). El laudo de la ICC 7660/JK, 23 agosto 1994 (Austria) (PACE) (UNILEX), ha indicado que se regula por el artículo 3.1 de la Convención los contratos de producción, entrega e instalación de maquinaria.

11. Así el laudo arbitral: ICC 7153/1992 (Austria) (PACE) (UNILEX), ha entendido que se aplica la Convención a un contrato de suministro e instalación de materiales destinados a la construcción de un hotel entre un yugoslavo y un austriaco-. Nótese que el árbitro parece hacer especial hincapié en que el precio que se ha de pagar por el montaje del material es poco importante en relación con la adquisición del material. Vid. el comentario de Dominique HASCHER, ICC 7153/1992. Journal du Droit International, 1992, nº4, pp.1005-1010. También ha entendido que se regula por este apartado la compraventa de "Floating Centers" con la obligación de montaje: Handelsgericht des Kantons Zürich, 26 abril 1995 (Suiza) (PACE) (UNILEX). Por su parte la Cour dŽAppel de Grenoble, Chambre Commerciale, 26 abril 1995 (Marques Roque Joaquim c. Sarl Holding Manin Riviére) (Francia) (PACE) (UNILEX) ha señalado que la venta de un hangar de segunda mano que comprendía además el servicio de entrega y desmontaje se regula por el artículo 3.2 CNUCCIM, ya que la prestación de servicio no era decisiva (500.000 francos frances era el precio total de venta, 381.200 precio del hangar, y 118.800 precio del desmontaje y la entrega).

12. Vid. por ejemplo, ENDERLEIN y MASKOW, p.37 indicando que "parte sustancial" es más amplio que "parte principal" y que significa más de la mitad. FERRARI, The Sphere of Application, p.22, por su parte, indica que que se debe usar un criterio cualitativo en relación con el art.3.1. Vid. además insistiendo en una determinación caso por caso: FERNÁNDEZ DE LA GÁNDARA y CALVO CARAVACA, El contrato de compraventa, §16, pp.152-153.

13. Gerechtshof Amsterdam, 16 julio 1992 (Países Bajos) (PACE) (UNILEX); OLG Koblenz, 17 septiembre 1992 (Alemania) (PACE) (UNILEX); OLG München, 22 septiembre 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX); Tribunal Metropolitano, 19 marzo 1996 (Hungría) (PACE) (UNILEX); OLG Düsseldorf, 11 julio 1996 (Alemania) (PACE) (UNILEX), Cour dŽappel de Grenoble (ch.commerciale), 26 abril 1995 (Francia) (PACE) (UNILEX): el tribunal señala que en este tipo de contratos la parte relativa a la compraventa se rige por la Convención, pero no la parte relativa a la representación; Obergericht Kanton Luzern, 8 enero 1997 (Suiza) (PACE) (UNILEX); el laudo de 23 enero 1997, ICC 8611/97; y Helen Kaminski PTY. LTD., v. Marketing Australian Products, Inc. d/b/a Fiona Wasterstreet Hats, United States District Court for the Southern District of New York, 21 julio 1997 (Estados Unidos) (PACE). Por su parte, se entiende que a los contratos de distribución no se les aplica las reglas sobre formación del contrato de la Convención: Jean THIEFFRY, "La Convention de Vienne et les contrats de distribution". Droit et Pratique du Commerce International, 1993, tome 19, nº1, p.63. En contra, PERALES VISCASILLAS, La formación del contrato, pp.124 y ss.

14. OLG Köln, 26 agosto 1994 (Alemania) (PACE) (UNILEX).

Precisamente porque no se consideran como objetos mobiliarios corporales se entiende que quedan fuera del ámbito de aplicación de la Convención: la venta de derechos de propiedad industrial y la venta de know-how (FERRARI, The Sphere of Application, p.24).

15. OLG Köln, 16 octubre 1992 (Alemania) (PACE) (UNILEX). La sentencia es interesante porque declara que sí podrían considerarse como mercancías y, por tanto, quedar sujetas a la Convención cuando se trate de programas estándar y no como en el caso enjuiciado que se trata de un programa a la medida. En este sentido asimismo, FERRARI, The Sphere of Application, p.24; y Tomás VÁZQUEZ LEPINETTE, "Análisis crítico de las disposiciones generales de la Convención de Viena sobre compraventa internacional de mercaderías". Revista de Derecho Mercantil, 1995, nº217, pp.1064-1065. La sentencia del LG München, 8 febrero 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX) parece confirmar esa doctrina al indicar que sí se aplica la Convención en el caso de una empresa alemana que solicita un programa de ordenador estándar (standard software) a una empresa francesa. Aboga por la aplicación de la Convención tanto a las ventas de software como a los de cesión de la licencia de software: Scott PRIMAK, "Computer Software: Should the U.N. Convention on Contracts for the International Sale of Goods Apply?. A Contextual Approach to the Question". Computer/Law Journal, April 1991, vol.XI, nº2, pp.213 y ss. Por su parte, la sentencia del OLG Koblenz, 17 septiembre 1993 (Alemania) (PACE) (UNILEX), ha señalado que un contrato de compraventa de un "chip" (componente del hardware del ordenador) sí le es aplicable la normativa vienesa, ya que se trata de una compraventa de bienes muebles en el sentido de la Convención. A favor de aplicar la Convención tanto al software estándar como a un programa especializado: Herbert BERNSTEIN y Joseph LOOKOFSKY, Understanding the CISG in Europe. Dordrecht: Kluwer Law International, 1997, p.15.

16. FERRARI, The Sphere of Application, pp.19-20, aduciendo que su función económica es diferente de los contratos de compraventa. Véase, no obstante, PERALES VISCASILLAS, La formación del contrato, pp.124 y ss, que entiende aplicables las reglas de formación del contrato a cualesquiera otros contratos internacionales, incluido, por tanto, también el de leasing.

[...]

Ir al texto completo de Pilar Perales


Pace Law School Institute of International Commercial Law - Last updated December 27, 2001
Comments/Contributions
Go to Database Directory || Go to Bibliography