Go to Database Directory || Go to Bibliography


© M del Pilar Perales Viscasillas, 2001. This text may not be reproduced without the permission of the author.

extracto de

El CONTRATO DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL
DE MERCANCIAS (Convención de Viena de 1980)

M del Pilar Perales Viscasillas
Profesora Titular de Derecho Mercantil
Universidad Carlos III de Madrid

[...]

CAPITULO II. AMBITO DE APLICACION

Para que la Convención de Viena se aplique a un contrato de compraventa internacional de mercaderías, es necesario la concurrencia de varios criterios como ya se deduce de la materia regulada: ha de tratarse de una compraventa, que sea internacional, que sea de mercaderías y que además no exista ninguna exclusión ya por virtud de la autonomía de la voluntad de las partes, ya porque la Convención misma excluye determinadas transacciones o tipos de mercaderías de su ámbito de aplicación.

[...]

132. Cuestiones que se gobiernan por la Convención y que quedan excluidas ...

a) Artículo 4. Este precepto se encarga de resumir el ámbito de aplicación rationae materiae de la Convención. Ésta se aplica exclusivamente a la formación del contrato de compraventa (parte II) y a los derechos y obligaciones del vendedor y del comprador dimanantes de ese contrato (parte III). En principio, la Convención no se aplica ni a la validez del contrato ni a la de ninguna de sus estipulaciones, ni tampoco a la de cualquier uso; ni a los efectos que el contrato pueda producir sobre la propiedad de las mercaderías vendidas.[17]

Esta regla parece bastante clara en cuanto a su significado y alcance: de un lado, toda cuestión que pueda surgir en un contrato de compraventa internacional de mercaderías relativa a la validez del contrato queda desterrada del ámbito del texto vienés pasando a ser una cuestión que se ha de resolver de conformidad con lo pactado por los contratantes o, en su defecto, por el Derecho nacional que resulte aplicable; de otro, la formación del contrato de compraventa, así como las obligaciones y derechos de vendedores y compradores se sujetan a las reglas de la Convención. Esta norma, a primera vista sencilla en su formulación, se ve obstaculizada en su aplicación práctica por la concurrencia de tres factores significativos: 1) la Convención de Viena no define el ámbito y contenido del término validez; 2) los diferentes Derechos nacionales no son unánimes a la hora de catalogar los supuestos que se relacionan directamente con la validez del contrato; 3) por último, algunas situaciones tratan causas de invalidez que pueden recibir atención no sólo en el Derecho interno aplicable, sino también en la propia Convención: el ejemplo más patente es la falta de precio en el momento de perfección del contrato, al dejar claro el artículo 55 CNUCCIM que se aplica exclusivamente cuando el contrato haya sido validamente celebrado.[18]

Creemos que el artículo 4 CNUCCIM ha de ser interpretado en sus justos términos y así cuando establece que regula exclusivamente la formación del contrato de compraventa y los derechos y obligaciones de vendedores y compradores dimanantes de ese contrato, señalando además que no concierne en particular a la validez del contrato, se deduce que la Convención regula esas materias de forma comprensiva. El término validez del artículo 4.a) CNUCCIM debe interpretarse acordemente con la sistemática del texto uniforme, más que en función del significado y alcance que se le otorgue en el Derecho nacional no uniforme, debiendo desvincularse su caracterización de la que se sigue en los diversos Derechos nacionales.[19] En este sentido es claro que las normas de validez del Derecho interno no uniforme se ocupan de aspectos tales como cuestiones de capacidad de las partes, vicios del consentimiento, competencia y poder de un representante, asuntos de orden público,[20] que no están expresamente reguladas por las reglas de la Convención.[21] [22] En cambio todo aquello que expresamente se reglamenta por la Convención -como los elementos que se especifican que deben formar parte de la oferta, fundamentalmente la cantidad y el precio-, se convierten en requisitos para la válida perfección del contrato.[23] Se propugna en definitiva una interpretación estricta y vinculada al ámbito de la Convención del término validez.[24]

[...]


CAPITULO II FOOTNOTES

[...]

17. Como indica el comentario de la Secretaría al actual art.4, 4, la Convención no se aplica a la transmisión de la propiedad de las mercancías vendidas, ya que no se pudo alcanzar una unificación normativa.

18. Vid. infra capítulo IV, apartado 152.

El Comentario de la Secretaría al actual art.4, 2, insinúa que el único artículo en que es aparente la posibilidad de un conflicto es el artículo 11 CNUCCIM, que estipula el principio de libertad de forma y de prueba, lo que puede contradecir las normas sobre validez de algunos Derechos internos.

19. Estamos plenamente de acuerdo con el profesor HONNOLD cuando señala que el hecho de que el artículo 4.a) CNUCCIM utilice el término validez no significa que esta caracterización vaya a depender de su significado según el Derecho nacional. Lo importante es saber si la norma es desplazada por la Convención. Es decir, si la norma de Derecho interno cubre las mismas cuestiones que la norma de la Convención, la normativa uniforme desplazará a aquéllas normas. HONNOLD, 62 y ss, pp.111 y ss, especialmente 72-73, pp.120-124. Asimismo C.R. HEIZ, "Validity of Contracts under the United Nations Convention on Contracts for the International Sale of Goods, April 11, 1980, and Swiss Contract Law". Vanderbilt Journal of Transnational Law, 1987, vol.20, pp.639 y ss; y Elisabeth HARTNELL, "Rousing the Sleeping Dog: The Validity Exception to the Convention on Contracts for the International Sale of Goods". Yale Journal of International Law, 1993, vol.18, pp.14 y ss.

20. Como soporte a la postura que aquí se mantiene está el hecho de que la historia legislativa del artículo 4 CNUCCIM es concluyente: se excluye del ámbito de la Convención aquellos supuestos que se regulaban por el Proyecto preparado por UNIDROIT sobre validez, que fue tomado como base por UNCITRAL para un Proyecto de Ley Uniforme sobre el mismo tema. La idea fue finalmente abandonada porque los supuestos que se enlazan con la validez rara vez concurren en el campo transaccional internacional y sí, en cambio, como supuestos de hecho más frecuentes al hilo de las transacciones entre consumidores. En consecuencia, se consideró que los aspectos circunscritos a las declaraciones de voluntad creadoras del contrato no se elevaban al nivel de regular las cuestiones atinentes a la validez que, por el contrario, debían enlazarse con la filosofía económica, política y social de las legislaciones internas (error, dolo y amenazas). Vid. "Proyecto de ley de UNIDROIT para la unificación de algunas normas relativas a la validez de los contratos de compraventa internacional de mercaderías: análisis crítico; apéndice II al "Informe del Secretario General: formación y validez de los contratos de compraventa internacional de mercaderías" (A/CN.9/128, anexo II), en Anuario de la CNUDMI, vol.VIII, pp.118 y ss. Hemos de elogiar el esfuerzo de los redactores de los Principios comerciales internacionales de UNIDROIT que dedican todo el capítulo 3 de los mismos a regular ciertas cuestiones que se enlazan con la validez como el error, dolo, amenazas, excesiva desproporción, etc. Vid una detallada exposición de la evolución legislativa sufrida por el actual artículo 4 CNUCCIM en HARTNELL, pp.25-40.

21. La doctrina está de acuerdo en dejar esos supuestos al control del Derecho no uniforme: SCHLECHTRIEM, Uniform Sales Law, pp.48 y ss; Jean Pierre PLANTARD, "Las obligaciones del comprador según la CVIM". En el Coloquio Internacional de Derecho Mercantil: La Convención de las Naciones Unidas sobre la compraventa internacional de mercaderías. Anuario Jurídico de México, 1983, vol.X, p.183; HARTNELL, pp.62 y ss; HERBER, en Caemmerer, von y Schlechtriem, 7-14, pp.73-75; y ENDERLEIN y MASKOW, pp.40 y ss.

22. La jurisprudencia recientemente ha señalado que la Convención de Viena no se aplica a la cuestión de validez de una cláusula de reserva de la propiedad (OLG Koblenz, 16 enero 1992 (Alemania) (PACE) (UNILEX) y Roder Zelt-und Hallenkonstruktionen GmbH v. Rosedown Park Pty Ltd et al. Federal Court, South Australian District, Adelaide, 28 abril 1995 (Australia)) (PACE) (UNILEX). Incidentalmente ha declarado el LG Aachen, 14 mayo 1993 (Alemania) (PACE) (UNILEX), que el error respecto de una cualidad sustancial de la cosa "Wegfall der Geschäftsfrundlage" es una institución jurídica desplazada de la reglamentación de la Convención. La doctrina uniforme se muestra un tanto dubitativa acerca de si ese instituto debe o no regularse comprensivamente por la Convención: al respecto, F. NIGGEMMANN, "Erreur sur une qualité substantielle de la chose et application de la C.V.I.M.". Droit des Affaires Internationales, 1994, n4, pp.395-415. Por su parte, la sentencia del Handelsgericht St. Gallen, 24 agosto 1995 (Suiza) (PACE) (UNILEX) ha declarado que el error respecto de la perfección del contrato no se gobierna por la Convención. El Amtsgericht (en adelante AG) Nordhorn, 14 julio 1994 (Alemania) (PACE) (UNILEX) ha declarado que la validez de las condiciones generales se ha de examinar bajo el derecho nacional que resulte aplicable. Acerca de la compensación, se ha entendido por varias decisiones que es un asunto que no se gobierna por la Convención, por ejemplo, OLG Düsseldorf, 11 julio 1996 (Alemania) (PACE) (UNILEX). Para finalizar, sobre la base del artículo 4 CNUCCIM, se ha declarado por el Tribunale Civile di Monza, 29 marzo 1993 (Italia) (PACE) (UNILEX) que la excesiva onerosidad sobrevenida no es una materia expresamente excluida del ámbito de aplicación de la Convención.

23. Como apoyo a nuestra interpretación señalar que el laudo de la ICC 7399/93 (PACE) (UNILEX), extractos en Bulletin de la Cour Internationale d`Arbitrage de la CCI, noviembre 1995, vol.6, n2, pp.67-68, ha señalado que: "That the Convention applies not only to completed contracts but also to the question whether or not a contract has been validly made is apparent from the fact that the Convention contains as section (Chapter 1, Part II) entitled "Formation of the Contract"", cit., p.68.

24. Y en consecuencia no puede sostenerse que el significado del término validez haya de buscarse en el Derecho nacional no uniforme: L. LONGOBARDI, Note. "Disclaimers of Implied Warranties: The 1980 United Nations Convention on Contracts for the International Sale of Goods". Fordham Law Review, 1985, n53, pp.863 y 874.

[...]

Ir al texto completo de Pilar Perales


Pace Law School Institute of International Commercial Law - Last updated December 27, 2001
Comments/Contributions
Go to Database Directory || Go to Bibliography