Go to Database Directory || Go to Bibliography


© MĒ del Pilar Perales Viscasillas, 2001. This text may not be reproduced without the permission of the author.

extracto de

El CONTRATO DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL
DE MERCANCIAS (Convención de Viena de 1980)

MĒ del Pilar Perales Viscasillas
Profesora Titular de Derecho Mercantil
Universidad Carlos III de Madrid

[...]

CAPITULO IV. FORMACION Y MODIFICACION DEL CONTRATO [1]

La Convención dedica en la parte II (Formación del Contrato) 11 artículos a regular el proceso de formación del contrato mediante el intercambio de dos declaraciones de voluntad, la oferta y la aceptación. Una vez que recae la aceptación y ésta adquiere efectividad, el contrato se entiende perfeccionado y las partes quedan obligadas a las prestaciones comprometidas.

Los artículos 14 a 17 CNUCCIM se dedican a la oferta, los artículos 18 a 23 CNUCCIM se dedican a la aceptación y el artículo 24 CNUCCIM establece la regla general en torno a la efectividad de las declaraciones de voluntad en esta parte de la Convención.

[...]

154. Oferta: efectividad, retirada, revocación y caducidad

Siguiendo la regla general que se establece en la parte II de la Convención en relación con la efectividad de las comunicaciones, el art.15.1 CNUCCIM establece que la oferta surte efecto cuando llega a su destinatario, lo que ha de enjuiciarse a la luz del artículo 24 CNUCCIM. A partir de ese momento, el destinatario de la oferta puede aceptarla. También es posible que el oferente se arrepienta del envío de la oferta y decida dejarla sin efecto, bastando con que el oferente retire su primera declaración de voluntad emitida. La retirada de la oferta sólo es posible cuando llega antes o al mismo tiempo que la oferta (art.15.2), siendo a estos efectos indiferente que la oferta se haya caracterizado como irrevocable y ello porque estamos hablando de una situación anterior a la efectividad de la oferta. Merced de las limitaciones temporales impuestas por la Convención, la retirada sólo es posible cuando la oferta se ha envíado por correo o telegráfo.

Si la declaración de retirada llega fuera de plazo, valdrá como revocación [24] -nótese que la declaración de revocación también es efectiva cuando llega siempre que la oferta no sea irrevocable y siempre que llegue antes de que el destinatario de la oferta envíe su declaración de aceptación (art.16.1 CNUCCIM).[25] Además de la posibilidad de retirar y de revocar la oferta que se concede al oferente, el destinatario puede rechazar el contenido de la oferta mediante su rechazo (art.17 CNUCCIM), lo que significa extinción de la oferta. El rechazo es efectivo cuando llega al oferente, lo que, de nuevo, se enjuicia conforme a la regla general establecida en el artículo 24. El rechazo de la oferta impide que vuelva a revivir, por ejemplo, porque el destinatario de la oferta se arrepienta de su rechazo y pretenda volver a aceptar la oferta.

155. Irrevocabilidad de la oferta

Tras establecer la Convención la regla general de la revocación de la oferta hasta el envío o la perfección del contrato, se encarga de indicar cuándo la oferta puede considerarse como irrevocable. La oferta no podrá revocarse:

a) Si indica, al señalar un plazo fijo para la aceptación o de otro modo, que es irrevocable; o

b) Si el destinatario podía razonablemente considerar que la oferta era irrevocable y ha actuado basándose en esa oferta.

En el tráfico mercantil, la forma más habitual de indicar la irrevocabilidad de la oferta es cuando el oferente expresa que ella es irrevocable, bien mediante el uso de esta expresión u otras de análogo significado. Así el oferente puede declarar expresamente que su oferta es irrevocable mediante cláusulas del tipo "garantizo mi oferta durante 15 días", "mantendré esta oferta abierta durante un período de 30 días", "prometo no revocar esta oferta hasta..." y "oferta vinculante durante el período indicado", o finalmente mediante una frase del oferente en la que declare simplemente que su propuesta es irrevocable.[26] Estas hipótesis -que se corresponden dentro del articulado de la Convención con la frase "la oferta no podrá revocarse, si indica [...] que es irrevocable" (art. 16.2.a CNUCCIM)- constituyen los típicos, deseados y convenientes ejemplos de ofertas en las que se declara o indica indubitadamente el compromiso del oferente de no revocar su declaración de voluntad a través de expresiones claras o de palabras que se entienden generalmente en el tráfico como expresión de la voluntad de vinculación. En la lista de los supuestos mencionados, con excepción de uno, se ha añadido un plazo expreso durante el cual el oferente no puede revocar su propuesta. La Convención, sin embargo, no parece haber solucionado la cuestión del tiempo durante el cual la oferta permanece en situación de irrevocabilidad cuando no se ha fijado un término en la misma. No obstante, por analogía con el artículo 18.2 CNUCCIM, ese plazo se determinará en función del estándar temporal de la razonabilidad.

Problema distinto es el que se presenta cuando el oferente no indica expresa ni tácitamente que la oferta es irrevocable, pero señala un plazo fijo durante el cual el destinatario puede aceptar la oferta. El señalamiento de un plazo fijo para aceptar (por ejemplo, "tiene 20 días para aceptar la oferta") indica en muchos ordenamientos jurídicos la voluntad del oferente de no revocar su oferta; en otros, por contra, no implica irrevocabilidad sino todo lo contrario. Bajo la normativa de la Convención no queda claro cuál es el significado de un plazo fijo para aceptar: si se quiere expresar que la oferta es irrevocable o que existe un plazo durante el cual el oferente puede aceptar la oferta, pasado el cual, la oferta caduca. Esta ambigüedad resulta de la propia redacción del artículo 16.2 a) que fue así redactado porque no se consiguió alcanzar un acuerdo acerca del significado de un plazo fijo para aceptar.[27] Fueron, pues, las diferencias entre los sistemas del common law y del civil law,[28] lo que impidió una solución unánime. La consecuencia de este compromiso será muy probablemente una interpretación divergente por parte de los tribunales, como así está sucediendo con la doctrina que examina esta cuestión. Así mientras algunos autores consideran que una oferta que indique un plazo para aceptar está indicando expresa o tácitamente que es irrevocable. Otros autores señalan justamente la postura opuesta, esto es, que se trata simplemente de un plazo para aceptar, pero no un plazo de irrevocabilidad. La postura que parece tener más éxito entre los comentaristas es la que señala que se habrá de dejar la cuestión a los tribunales.[29]

Otra forma en que la oferta puede ser considerada irrevocable, aun cuando el oferente no lo haya indicado en su oferta, deriva de la apariencia que crea en el destinatario de la oferta, de tal forma que éste confía en que la oferta es irrevocable y por ello lleva a cabo algún tipo de actuación relacionada con la oferta. En estas situaciones, el oferente no podrá revocar su oferta (art.16.2 b)).[30] Muy probablemente las situaciones en las que se conceda un plazo fijo para aceptar, podrían crear esta apariencia en el destinatario, quien si realiza alguna actuación relacionada con la oferta, por ejemplo, inversiones en su empresa o compra de materiales, gastos de asesoramiento de peritos, abogados, etc, podrá gozar de la protección que la Convención le otorga.

En cualquiera de estas situaciones en que el oferente ha intentado revocar una oferta sin que pudiese hacerlo, el destinatario de la oferta podrá aceptarla.[31]

[...]

161. Responsabilidad precontractual

No existe en la Convención ninguna norma o principio que imponga una responsabilidad contractual a una de las partes como consecuencia de su conducta durante las negociaciones.[65] Éste puede decirse que es el punto de vista que ha tenido más aceptación en la doctrina uniforme, que entiende que el rechazo a reglamentar esta cuestión es demostrativo de la voluntad deliberada del legislador uniforme por abandonar la regulación de la responsabilidad precontractual al Derecho interno que resulte aplicable.[66]

No obstante se ha de indicar que existen dos disposiciones que sancionan al oferente en dos situaciones muy específicas y por las cuales se le impide revocar su oferta bien cuando es irrevocable -art. 16.2 a) CNUCCIM- o bien cuando el destinatario confiaba en la irrevocabilidad de esa declaración y ha actuado basándose en ella -art.16.2 b) CNUCCIM-. Se trata, pues, de impedir que el oferente revoque cuando no puede hacerlo, bien porque ha concedido a su oferta el carácter de irrevocable, bien porque se han creado ciertas expectativas en el destinatario de la oferta que le hacen realizar algún tipo de actuación en relación a la misma. La ratio de estas disposiciones se orienta claramente a impedir, de un lado, al oferente una actuación contraria a la buena fe: revocación de una oferta que en sí misma es irrevocable; y, de otro lado, a proteger las expectativas creadas en el destinatario de la oferta. En ambos casos, el oferente se verá constreñido a la perfección del contrato si el destinatario acepta, lo que no sucede en el resto de las hipótesis de responsabilidad, donde únicamente pueden buscarse pretensiones indemnizatorias y de reparación del daño.

[...]


CAPITULO IV FOOTNOTES

1. Este capítulo se expone detalladamente en: MĒ del Pilar PERALES VISCASILLAS, La formación del contrato en la compraventa internacional de mercaderías. Valencia: Tirant lo blanch, 1996.

Las reglas sobre formación del contrato en la Convención de Viena han sido reproducidas en gran medida por los Principios de UNIDROIT y por los Principios del Derecho Contractual Europeo. Vid. MĒ del Pilar Perales Viscasillas. Capítulo II-Formación. En Comentarios a los Principios de UNIDROIT para los Contratos del Comercio Internacional. Coordinador: David Morán Bovio. Pamplona: Aranzadi, 1999, pp.97-160; id. Formation of contracts and the PECL, en Pace International Law Review, 2002 (in press).

[...]

24. De conformidad con el comentario de la secretaría, §3.

25. La regla establece que la revocación es posible hasta el momento en que se perfeccione el contrato siempre que la revocación llegue al destinatario antes de que éste envíe la aceptación. Si bien en un plano teórico, puede hacerse la distinción (revocación hasta la perfección cuando se utilizan medios de comunicación instantáneos; y revocación hasta el envío de la aceptación cuando se utilizan el correo y el telegrafo), en un plano práctico resulta que la revocación puede hacerse hasta antes del envío de la aceptación, ya que la perfección del contrato cuando se utilizan medios de comunicación instantáneos se produce casi simultáneamente al envío.

26. Igualmente los ejemplos que señala EÖRSI, en Bianca y Bonell, §2.2.1, p.158: "Our offer is at any rate good till May 13" (oferta irrevocable); "I stand by my offer till I get your answer" (oferta irrevocable), y "Our offer is not good after May 13" (oferta revocable).

27. Como se reconoce: "The history of this article is dramatic": EÖRSI, en Bianca y Bonell, §1.2, p.150, quien realiza un excelente seguimiento del mismo. HONNOLD, §143.1, pp.208-209, indica que la disputa en torno al plazo fijo de aceptación bien puede considerarse como "un temporal en una tetera". Resalta también el sentido poco claro del precepto de la Convención: DÍEZ-PICAZO, "La formación...", p.17.

28. Por ejemplo el derecho alemán establece en su parágrafo 145 BGB que la oferta es irrevocable una vez que es efectiva. En el UCC norteamericano, la oferta firme sólo es irrevocable (sólo por tres meses) cuando se cumplen determinadas circunstancias: que así lo indique el oferente por escrito y lo firme (sección 2-205 UCC).

29. Vid. las diferentes posturas en PERALES VISCASILLAS, La formación del contrato, pp.427 y ss.

30. Esta excepción deriva de la doctrina del common law conocida como promissory estoppel o detrimental reliance doctrine. Pero, también, de los sistemas del civil law, de la doctrina conocida como venire contra factum propium, esto es, la de que nadie puede ir contra sus propios actos.

31. De acuerdo HONNOLD, §148, pp.213 y ss. En contra HEUZÉ, pp.142 y ss.

[...]

65. Se rechazó durante la Conferencia Diplomática una propuesta de la antigua República Democrática Alemana de introducir un principio general de responsabilidad precontractual para cubrir aquellos casos en que una de las partes, basándose en la confianza del buen fin de las negociaciones, había gastado sumas considerables antes del abandono de las negociaciones por su contraparte (A/CONF.97/C.1/SR.11, en A/CONF.97/19, pfos.77 y ss, p.317).

66. Por todos, SCHLECHTRIEM, Uniform Sales Law, p.57.

[...]

Ir al texto completo de Pilar Perales


Pace Law School Institute of International Commercial Law - Last updated December 27, 2001
Comments/Contributions
Go to Database Directory || Go to Bibliography