Go to Database Directory || Go to Bibliography


© MĒ del Pilar Perales Viscasillas, 2001. This text may not be reproduced without the permission of the author.

extracto de

El CONTRATO DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL
DE MERCANCIAS (Convención de Viena de 1980)

MĒ del Pilar Perales Viscasillas
Profesora Titular de Derecho Mercantil
Universidad Carlos III de Madrid

[...]

CAPITULO V. OBLIGACIONES DE LAS PARTES

[...]

160. La obligación del vendedor de entrega de las mercancías y de los documentos relacionados con las mercaderías: momento y lugar

La obligación del vendedor concerniente a la entrega de las mercaderías [2] y de los documentos que se relacionan con ella se circunscribe a varias materias que se regulan por la Convención como reglas dispositivas. La Convención distingue entre entrega, conforme o no conforme con el contrato, y no entrega en absoluto. El problema se presenta en los casos de aliud, es decir, en el caso de entrega de mercancías que se apartan totalmente de lo acordado por las partes, por ejemplo, el comprador solicita maíz y el vendedor le entrega patatas. En estos casos, y de acuerdo con el comentario de la Secretaría el vendedor no ha entregado.[3] No obstante, parece que más bien son supuestos de entrega de mercaderías no conformes. Creemos, pues, que la Convención no hace esa diferencia, por lo que la entrega de diferentes mercancías ha de ser considerada como una falta de conformidad.[4]

[...]

161. La obligación del vendedor de entregar mercaderías conformes

La falta de conformidad de las mercaderías, que atañen a circunstancias como la cantidad, calidad, tipo, envase o embalaje, son una de las cuestiones que más enfrentan a compradores y vendedores en las compraventas internacionales. La falta de conformidad de las mercancías [6] posibilita que el comprador pueda acudir al amplio espectro de acciones que se prevén en la Convención, por ejemplo, reducción del precio o falta de conformidad de las mercancías.

A falta de acuerdo entre las partes, lo que no es infrecuente, ya que las partes realizan descripciones generales [7] o no proporcionan la suficiente información porque confían en la pericia del vendedor, la Convención vuelve a establecer sus propias reglas dispositivas (art.35.2 CNUCCIM), ya que el principio es que aun cuando nada se haya pactado el comprador tiene derecho a recibir mercaderías que correspondan a unas determinadas calidades o que estén embaladas en una forma que sea suficiente para su protección. Por eso se establece que las mercancías han de ser aptas para:

- los usos a que ordinariamente se destinen mercaderías del mismo tipo: esta es la regla que generalmente se aplicará ya que rara vez las partes habrán dado especificaciones acerca de un particular uso. De tal forma, que si el comprador pide aparatos de televisión, el vendedor cumple entregando televisores que sean apropiados para el uso normal a que se destinan esas mercancías, pero no será necesario que entregue televisores que lleven, por ejemplo, un aparato de video incorporado. Un elemento clave para determinar la conformidad de las mercancías, es que éstas sean aptas para la reventa.[8] Y es que por el tipo de compraventa ante la cual nos encontramos, lo normal es que el comprador no sea el consumidor final de los bienes o mercancías.[9]

- cualquier uso especial que expresa o tácitamente se haya hecho saber al vendedor en el momento de la celebración del contrato: si el comprador pide 1000 botellas de vino para ser servidas en el Palacio Real durante la boda del Principe de Asturias, el vendedor no cumple entregando la calidad media o estándar, es decir, vino apto para el consumo ordinario. Este estándar debe conformar el país donde las mercancías van a ser utilizadas. Esta regla establece, no obstante, una excepción: salvo que de las circunstancias resulte que el comprador no confió, o no era razonable que confiara, en la competencia y el juicio del vendedor.

- que coincidan con la muestra o modelo que el vendedor presentó al comprador

- por último, que estén envasadas o embaladas en la forma habitual (es decir, de conformidad con los usos del sector en cuestión) o, en su defecto, en una forma adecuada para conservarlas y protegerlas.[10]

Asimismo, y por lo que respecta a la cantidad, el comprador no está obligado a aceptar una cantidad mayor, pero si las acepta deberá pagarlas al precio del contrato (art.52.2 CNUCCIM).[11]

El vendedor es responsable por la falta de conformidad de las mercancías que exista en el momento de la transmisión del riesgo al comprador, aun cuando esa falta sólo sea manifiesta después de ese momento. Incluso, será responsable de toda falta de conformidad ocurrida después de ese momento si es imputable al incumplimiento de cualquiera de sus obligaciones.[12]

Para finalizar indicar que es posible que las partes pacten excluir las garantías por las mercancías vendidas. La existencia de dichas exclusiones pueden plantear algunos problemas de interpretación, especialmente puede haber problemas cuando dicha exclusión se contiene en una cláusula previamente redactada [13] o si se considera que son cuestiones de validez.[14]

[...]


CAPITULO V FOOTNOTES

[...]

2. Bajo la LUVI (artículo 19), el concepto de entrega se traducía por déliverance . A este término se le achacaba como una de sus debilidades la dificultad de su traducción (exclusivamente en los dos idiomas oficiales: inglés y francés). Pues bien, el concepto "entrega" (en inglés "delivery") traduce los términos franceses "délivrance", "livrasion" y "execution", términos que no significan lo mismo. Además, el término "delivery" del Derecho inglés no tiene el mismo significado que el que se pretendía tuviese en la LUVI. Vid. en particular, Guillermo ALCOVER GARAU, La transmisión del riesgo en la compraventa mercantil. Derecho español e internacional. Madrid: Civitas, 1991, pp.87-95; y HONNOLD, §210, pp.290-291. Efectivamente, el concepto de entrega bajo la LUVI se refería a entrega de mercancías conformes, algo que no se aprecia bajo el concepto inglés de "delivery".

Acerca de la ejecución de la obligación de entrega bajo la Convención: FERNÁNDEZ DE LA GÁNDARA y CALVO CARAVACA, El contrato de compraventa, §§144 y ss, pp.254 y ss.

3. Comentario de la Secretaría al actual art.31 CNUCCIM, §3.

En contra, Peter SCHLECHTRIEM, En Galston, N.M., y SMIT, H. International Sales: The United Nations Convention on Contracts for the International Sale of Goods. Parker School of Foreign and Comparative Law. Columbia University. New York: Matthew Bender, 1984, pp.6-12 y 6-13, quien claramente pone de relieve como la distinción no es meramente académica.

4. Algo en lo que también están de acuerdo la mayor parte de los autores, por ejemplo: HONNOLD, §256.1, p.335; SCHLECHTRIEM, Uniform Sales Law, p.67 ("the delivery of different goods must be considered a lack of conformity no matter how extreme the deviation"); FERNÁNDEZ DE LA GÁNDARA y CALVO CARAVACA, El contrato de compraventa internacional, §176, §177, p.270 y p.272, y WILL, en Bianca y Bonell, §2.1.1.1, p.336, y §2.2.1.2, p.337. En el mismo sentido la jurisprudencia: BGH, 3 abril 1996 (Alemania) (PACE) (UNILEX) enjuiciando una compraventa de cobre y la entrega del mismo producto pero de una muy diferente calidad.

[...]

6. Como indica Bianca, en Bianca y Bonell, §1.3, p.270, la Convención desplaza conceptos del common law (la distinción entre conditions y warranties, así también HONNOLD, §304, p.383) y del civil law (entrega de mercancías con defectos o falta de calidad y aliud) por la diferencia entre incumplimiento fundamental y el que no lo es. Asimismo SCHLECHTRIEM, Uniform Sales Law, pp.66-67: La distinción del derecho alemán entre defectos de calidad y defectos legales está eliminada de pleno en la Convención.

En el common law se habla de implied warranty (of merchantable quality y of fitness for a particular purpose) y express warranty of merchantability (secciones 2-313 a 2-316 UCC). Vid. en particular Richard HYLAND, "Conformity of the goods to teh Contract under the United Nations Sales Convention and the Uniform Commercial Code". En Peter Schlechtriem, Einheitliches Kaufrecht und nationales Obligationenrecht. Baden-Baden: Nomos, 1987, pp.305-341, y FERNÁNDEZ DE LA GÁNDARA y CALVO CARAVACA, El contrato de compraventa, §§176 y ss, pp.270 y ss.

7. Comentario de la secretaría al actual art.35.2 b), §5 y §7. O como indica HONNOLD, §225, p.304 (parties would think it needless and a bit absurd to say things that "go without saying").

8. Lo que a tenor de alguna decisión no se ve impedida por el hecho de que las mercancías no cumplan con los estándares recomendados por las autoridades públicas del país donde se van a consumir las mercancías. En opinión del tribunal no se puede esperar que el vendedor observe los requisitos especiales del derecho público del país del comprador, a menos que en el país del vendedor existan esos mismos requisitos o cuando el comprador advierte al vendedor de los mismos (BGH, 8 marzo 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX), examinando una compraventa de mejillones que contenían un nivel de cadmio muy superior al recomendado por las autoridades alemanas para su consumo. A pesar de dicho nivel de cadmio, el tribunal entendió que las mercancías podían considerarse aptas para los propósitos a que se destinan mercancías del mismo tipo. Para ello el tribunal, como ya hemos indicado, se basó en que los niveles de cadmio eran recomendaciones y que los mejillones se comen en pequeñas cantidades y ocasionalmente. Nótese de la importancia de la doctrina en el caso del Mercosur, Nafta o de la UE (para este último, véase LG Trier, 12 octubre 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX), enjuiciando la venta de vino aguado que no cumplía con las exigencias comunitarias).

Precisamente sobre la base de que el vendedor español había implícitamente acordado que cumpliría con los estándares de las autoridades públicas del país del comprador (Alemania), se declaró que la entrega de paprika que contenía etileno oxido en una cantidad muy superior a la permitida constituía un incumplimiento esencial del contrato (art.25 CNUCCIM). Así LG Ellwangen, 21 agosto 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX).

En contra de esas interpretaciones parece estar la sentencia de la Cour d'Appel de Grenoble (Chambre Commerciale), 13 septiembre 1995 (Francia) (PACE) (UNILEX) al enjuiciar una compraventa de queso, que venía envasado sin indicación respecto de la composición del queso y la fecha de caducidad. Entendió el tribunal que las mercancías no eran conformes ya que resulta implícito en el contrato entre un vendedor italiano y un comprador francés, que las mercancías se van a revender en Francia y que por ello el primero ha de proporcionar mercancías que cumplan con el derecho francés relativo a la comerciabilidad de las mismas. En consecuencia, el tribunal indicó que las mercancías no eran conformes al no cumplir con las exigencias de etiquetado del derecho francés.

9. Comentario de la Secretaría al actual artículo 33, §5.

10. Es interesante el caso resuelto por COMPROMEX, Diario Oficial 16 de julio de 1996, al enjuiciar un supuesto de entrega de mercancías deterioradas por el inadecuado embalaje de las mercancías. En particular, se entiende que el vendedor tenía pleno conocimiento de ese hecho antes del embarque de las mercancías (contrato realizado con una cláusula FOB), puesto que [objetivamente] el embalaje no era adecuado para la conservación y transporte de las mercancías por barco.

11. OLG Frankfurt am Main, 23 mayo 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX) se ha enfrentado a un caso de entrega de una cantidad mayor: un vendedor italiano y un comprador alemán acordaron la venta de 3.240 pares de zapatos. No obstante, se enviaron 540 pares menos-, lo que en opinión del tribunal fue un rechazo de la oferta, que se constituye en una contraoferta (19.1), que fue aceptada por el comprador.

De conformidad con FERNÁNDEZ DE LA GÁNDARA y CALVO CARAVACA, El contrato de compraventa, §178, p.272, con quienes estamos plenamente de acuerdo, el comprador únicamente podrá rehusar la entrega cuando el exceso de cantidad constituya un incumplimiento esencial.

12. Artículo 36 CNUCCIM, que indica a continuación: "incluido el incumplimiento de cualquier garantía de que, durante un determinado periodo, las mercaderías seguirán siendo aptas para su uso ordinario, para un uso especial o conservarán las cualidades y características especificadas".

13. En cuyo caso, si es abusiva, opina HONNOLD, §235, p.312, que es una cuestión de validez y que habría de regularse por el derecho nacional no uniforme. Si resulta ser el estadounidense la disposición relevante será la sección 2-302 UCC.

14. Vid. en contra de una categorización así: HONNOLD, §234, pp.311-312.

[...]

Ir al texto completo de Pilar Perales


Pace Law School Institute of International Commercial Law - Last updated December 28, 2001
Comments/Contributions
Go to Database Directory || Go to Bibliography