Go to Database Directory || Go to Bibliography


© MĒ del Pilar Perales Viscasillas, 2001. This text may not be reproduced without the permission of the author.

extracto de

El CONTRATO DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL
DE MERCANCIAS (Convención de Viena de 1980)

MĒ del Pilar Perales Viscasillas
Profesora Titular de Derecho Mercantil
Universidad Carlos III de Madrid

[...]

CAPITULO V. OBLIGACIONES DE LAS PARTES

[...]

164. La obligación del comprador de examinar las mercancías y de comunicar al vendedor la falta de conformidad

El comprador de cara a poder ejercitar todo el amplio espectro de derechos y acciones que le corresponden bajo la Convención por la falta de conformidad de las mercancías ha de proceder a examinar las mercancías y a comunicar, en su caso, su falta de conformidad (arts.38 y 39 CNUCCIM). Esta dos obligaciones, aparentemente sencillas, se encuentran sujetas en la Convención al cumplimiento de determinados requisitos, que caso de su incumplimiento determinan la pérdida de las acciones correspondientes. Un examen de la jurisprudencia revela que en muchas ocasiones los compradores pierden cualquier acción contra el vendedor por no haber realizado el examen y la comunicación de la falta de conformidad de las mercancías cumpliendo con los requisitos establecidos por la Convención. El vendedor, por su parte, perderá el derecho a invocar los arts.38 y 39 CNUCCIM si la falta de conformidad se refiere a hechos que conocía o no podía ignorar y que no haya revelado al comprador (art.40 CNUCCIM).

El artículo 38 CNUCCIM comienza señalando la regla general: el comprador ha de examinar o hacer examinar las mercancías en el plazo más breve posible atendidas las circunstancias.[27] Como lo más normal es que el contrato implique su transporte, el examen podrá aplazarse hasta que las mercancías hayan llegado a su destino. Todavía puede aplazarse más el examen si el comprador cambia en tránsito el destino de las mercancías (por tanto, sin que lleguen al lugar de destino primeramente designado) o las reexpide (esto es, cuando han llegado al punto de destino y vuelven a ser remitidas a otro lugar distinto) sin haber tenido una oportunidad razonable de examinarlas [28] y si en el momento de la celebración del contrato el vendedor tenía o debía haber tenido conocimiento de la posibilidad de tal cambio de destino o reexpedición. No indica la Convención el grado de dicho examen, parece, no obstante, que habrá de ser un examen que cumpla con el estándar de la razonabilidad, sin que sea necesario un examen que descubra todos y cada uno de los posibles defectos [29] o un examen de todas las mercancías cuando son muy numerosas.[30] Asimismo, parece que, a falta de cualquier otra indicación en contrario, el comprador no estará obligado a asumir un examen de las mercancías que sea tecnológicamente complejo.[31]

Si el comprador, una vez que ha examinado las mercancías, detecta alguna falta de conformidad habrá de comunicarselo al vendedor (art.39 CNUCCIM). Nótese de la importancia de dicha obligación ("el comprador perderá el derecho a invocar la falta de conformidad de las mercaderías...", a menos que exista una excusa razonable por haber omitido dicha comunicación (art.44 CNUCCIM)). El comprador habrá de realizar los siguientes pasos: 1) comunicarse con el vendedor [32] dentro de un plazo razonable [33] a partir del momento en que haya descubierto la falta de conformidad o debiera haberla descubierto; y 2) ha de especificar la naturaleza de dicha falta de conformidad.[34] La carga de la prueba de la denuncia recae en el comprador.[35] Esta regla que estamos examinando relativa a la comunicación en un plazo razonable, encuentra una excepción en el art.39.2 CNUCCIM. Este precepto asienta un límite temporal de dos años, que se cuentan desde que las mercaderías se pusieron efectivamente en poder del comprador, pasado el cual, el comprador pierde el derecho a invocar la falta de conformidad de las mercancías. Regla que adquiere una gran importancia si hablamos de vicios ocultos. No obstante, esta regla tiene un carácter dispositivo, por lo que las partes podrían reducir ese plazo (generalmente mediante un plazo de garantía contractual que sea menor que el plazo de 2 años del art.39.2 CNUCCIM).[36] Es importante, a estos efectos, delimitar claramente el diferente ámbito aplicativo de los arts.38 y 39 CNUCCIM, y ello aunque ambos se refieren a cuestiones interrelacionadas. El artículo 38 se refiere a la obligación de examinar en un plazo razonable, mientras que el artículo 39 se refiere a la obligación de notificar al vendedor, también en un plazo razonable, la falta de conformidad. Cuando los defectos o vicios son aparentes, ambas obligaciones son sucesivas, pero cuando los defectos son ocultos y, en consecuencia, aparecen más tardíamente, es sólo a partir de este momento en que se descubre, y dentro de un plazo razonable, cuando el comprador ha de comunicar al vendedor la falta de conformidad de las mercancías.[37]


CAPITULO V FOOTNOTES

[...]

27. Bajo la LUVI se hablaba de "plazo breve". Posteriormente se añadió "atendidas las circunstancias". En opinión de HONNOLD, §252, pp.328-329, bajo el estándar temporal de la LUVI no se permitía la consideración de circunstancias que pudieran dar lugar a un retraso. Parece evidente que la exigencia de examen de las mercancías en el plazo más breve posible, que se cualifica por la expresión, atendidas las circunstancias, indica que serán varios los factores que guiarán al juez en su interpretación. Por ejemplo, es claro que si las mercancías tienen un defecto aparente, el comprador tiene que examinar las mercancías y comunicar su falta de conformidad rápidamente (así parece deducirse del LG Hannover, 1 diciembre 1993 (Alemania) (PACE) (UNILEX) y de Pretura di Locarno-Campagna, 27 abril 1992 (Suiza) (PACE) (UNILEX)). Por el contrario, si las mercancías requieren montaje, el tiempo se expande, pero sin que llegue a ser irrazonable (LG Düsseldorf, 23 junio 1994 (Alemania) (PACE) (UNILEX)). En opinión de algún tribunal, el hecho de que las mercancías estén congeladas, no impide un examen a tiempo (Ab Roermond, 19 diciembre 1991 (Países Bajos) (PACE) (UNILEX). Se evidencia como a tenor de estas decisiones se deduce una cierta guía interpretativa; véase no obstante un intento de asentar de forma comprensiva los criterios que habrán de indicar al juez el período para examinar las mercancías en el plazo más breve posible atendidas las circunstancias en: Obergericht Kanton Luzern, 8 enero 1997 (Suiza) (PACE) (UNILEX) al indicar que se han de tener en cuenta: la naturaleza de las mercancías, la cantidad, el tipo de embalaje, y todas las demás circunstancias que sean relevantes. En esta sentencia se hace especial hincapié en la necesidad de aminorar las discrepancias entre las diferentes interpretaciones que el plazo razonable del art.39 CISG está provocando entre la jurisprudencia: más estricta en el caso de Alemania y más liberal en la americana y holandesa.

El hecho de que el comprador tenga que examinar las mercancías indica que la prueba de la falta de la no conformidad de las mismas recae sobre él. Igualmente: Handelsgericht Zürich, 9 septiembre 1993 (Suiza) (PACE) (UNILEX), OLG Innsbruck, 1 julio 1994 (Austria) (PACE) (UNILEX) y LG Düsseldorf, 25 agosto 1994 (Alemania) (PACE) (UNILEX). En contra: ICC 6653/93 (PACE) (UNILEX), indicando que se ha de decidir de conformidad con el derecho nacional que resulte aplicable.

28. Por ejemplo, porque el embalaje de las mercancías o la propia naturaleza de las mismas hace impracticable dicho examen (Comentario de la Secretaría al actual art.38, §6).

Se indica que en esos casos la obligación de examinar las mercaderías dependerá de si el transportista actúa o no como agente del comprador. Si así lo hace, existe la obligación de examinar (ENDERLEIN y MASKOW, p.156).

29. Comentario de la Secretaría al art.38 CNUCCIM, §1, que asimismo señala que la razonabilidad se determinará en función de cada caso concreto. Por ejemplo, indican ENDERLEIN y MASKOW, p.155, que mercancías sofisticadas tecnológicamente o de composición compleja requerirán un tiempo mayor para su examen. Por su parte, BIANCA, en Bianca y Bonell, §2.5, p.299, indica que ciertas circunstancias que atañen al comprador pueden ser relevantes para la consideración del tiempo razonable para el examen de las mercancías, por ejemplo, una huelga; nótese que el autor hace hincapié en que se trate de un impedimento general y objetivo.

30. Así se deduce del LG Stuttgart, 31 agosto 1989 (Alemania) (PACE) (UNILEX). No obstante, en ese mismo caso se entendió que era necesario el examen de todos los zapatos, ya que se trataba de una segunda entrega de mercancías que formaba parte de un pedido más amplio, habiendo sucedido que la primera entrega era defectuosa y el comprador lo sabía.

31. Vid. en el mismo sentido, LG Paderborn, 25 junio 1996 (Alemania) (PACE) (UNILEX) donde el tribunal ha indicado que la composición defectuosa de las mercancías (cristales de PVC) sólo podía descubrirse mediante un análisis químico muy especial al que no estaba obligado el comprador. En la doctrina: BIANCA, en Bianca y Bonell, §2.3, pp.297-298.

32. Vid. capítulo IV, apartado 160 in fine, notas 60 a 62.

33. El art.39.1 ULIS habla de un plazo breve (art.39.1). Algo que parece haber tenido fortuna entre cierto sector doctrinal: ENDERLEIN y MASKOW, p.159, quienes, incluso, indican que, en ocasiones, razonablemente se equipara a inmediatamente.

La jurisprudencia ha sido hasta ahora bastante estricta a la hora de enjuiciar la razonabilidad del plazo aunque no se tratase de mercancías perecederas, por ejemplo: LG München, 3 julio 1989 (Alemania) (PACE, traducción al inglés) (UNILEX): una notificación de la falta de conformidad de productos textiles realizada a los 8 días tras la entrega fue considerada razonable; LG Stuttgart, 31 agosto 1989 (Alemania) (PACE, traducción al inglés) (UNILEX): 16 días para denunciar defectos en los zapatos comprados fue considerado irrazonable; OLG Düsseldorf, 8 enero 1993 (Alemania) (PACE, traducción al inglés) (UNILEX), 7 días después de la entrega de pepinos frescos fue considerado irrazonable; Pretura di Locarno-Campagna, 27 abril 1992 (Suiza) (PACE) (UNILEX): inmediatamente si los defectos son aparentes (también FERNÁNDEZ DE LA GÁNDARA y CALVO CARAVACA, El contrato de compraventa internacional, §180, p.274); Amtsgericht Riedlingen, 21 octubre 1994 (Alemania) (PACE) (UNILEX): en el caso de jamones, se indica que sería razonable examinar las mercancías en un plazo máximo de tres días y denunciar la falta de conformidad en otro período igual.

No obstante, comienzan a existir decisiones más flexible en cuanto al enjuiciamiento de qué sea un plazo razonable. Por ejemplo: OLG Innsbruck, 1 junio 1994 (Austria) (PACE) (UNILEX), 2 meses tras la entrega de las flores fue considerado razonable; Cour d'Appel de Grenoble, 13 septiembre 1995 (Francia) (PACE) (UNILEX): un mes para la denuncia de la falta de conformidad del queso vendido fue considerado razonable; Amtsgericht Augsburg, 29 enero 1996 (Alemania) (PACE) (UNILEX): en cualquier caso, el plazo máximo para denunciar la falta de conformidad de mercancías de temporada es de un mes (en el caso eran zapatos) (en contra, se ha indicado que para ese tipo de mercancías (plástico granulado en el caso en cuestión) el plazo razonable es de 8 días: OLG München, 8 febrero 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX)).

Incluso se empieza a apreciar como cierta jurisprudencia hace un especial hincapié en el objetivo de alcanzar una interpretación uniforme y un compromiso aceptable entre los diversos sistemas jurídicos (los que disponen de plazos cortos y los que, por el contrario, tienen plazos más largos), siendo una buena solución el plazo de un mes, por lo que en definitiva se indica que "razonable" viene a ser a tenor de los diferentes enfoques nacionales apróximadamente un mes a contar desde el momento en que el comprador descubrió los defectos o debió haberlos descubiertos (OLG Stuttgart, 21 agosto 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX)) o un mes tras la entrega (Obergericht Kanton Luzern, 8 enero 1997 (Suiza) (PACE) (UNILEX)).

Por su parte, el ICC Model International Sale Contract (Manufactured Goods Intended for Resale), final Draft 17 March 1997, ICC Doc.nē 470-9/16, entiende por plazo razonable 15 días desde la fecha en que el comprador descubre o debería haber descubierto la falta de conformidad (art.11.2).

34. Una advertencia en este sentido, a mayor precisión menor posibilidad de perder las acciones correspondientes y mayores posibilidades de que el vendedor pueda subsanar eficientemente la falta de conformidad de las mercancías. Buena prueba de ello son los casos que a continuación se mencionan, en los que el tribunal no consideró que se hubiese especificado suficientemente la naturaleza de la falta de conformidad: LG München, 3 julio 1989 (Alemania) (PACE) (UNILEX) "acabado pobre e insuficiente" (ropa de moda); LG Hannover, 1 diciembre 1993 (Alemania) (PACE) (UNILEX), 1 diciembre 1993 "zapatos defectuosos"; LG München, 20 marzo 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX), que parece indicar que la notificación que señala "bacon rancio" no es suficiente.

Una cierta ayuda de interpretación es la que proporciona el LG Marburg, 12 diciembre 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX) al indicar que en el caso en cuestión (compraventa de maquinaria agricola), el comprador debería haber indicado no sólo el tipo de mercancía, sino además el objeto específico (número de serie de la máquina y fecha de entrega), para que así el vendedor pudiese identificar de forma precisa las mercancías defectuosas sin tener que leer todos los documentos del contrato para encontrar una mayor información.

35. Handelsgericht Zürich, 9 septiembre 1993 (Suiza) (PACE) (UNILEX), que ha indicado que así se deduce implícitamente de los arts.38 y 39 y que además ello refleja un principio general de la Convención; también ha indicado que la carga de la prueba recae sobre el comprador el LG Hamburg, 17 julio 1996 (Alemania) (PACE) (UNILEX); e ICC 8611/97, 23 enero 1997 (PACE) (UNILEX). Vid. los problemas que pueden surgir a efectos de prueba: supra capítulo III, apartado 146, notas 24 y 25.

36. El ICC Model International Sale Contract (Manufactured Goods Intended for Resale), final Draft 17 March 1997, ICC Doc.nē 470-9/16, entiende que se trata de un plazo de un año (art.11.2).

37. Vid. más ampliamente acerca de los arts.38, 39, 40 y 44 CNUCCIM: Franco FERRARI, "Specific Topics of the CISG in the Light of Judicial Application and Scholarly Writing". The Journal of Law and Commerce, 1995, vol.15, nē1, pp.99-112.

[...]

Ir al texto completo de Pilar Perales


Pace Law School Institute of International Commercial Law - Last updated December 28, 2001
Comments/Contributions
Go to Database Directory || Go to Bibliography