Go to Database Directory || Go to Bibliography


© MĒ del Pilar Perales Viscasillas, 2001. This text may not be reproduced without the permission of the author.

extracto de

El CONTRATO DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL
DE MERCANCIAS (Convención de Viena de 1980)

MĒ del Pilar Perales Viscasillas
Profesora Titular de Derecho Mercantil
Universidad Carlos III de Madrid

[...]

CAPITULO VI. DERECHOS Y ACCIONES EN CASO DE INCUMPLIMIENTO DEL CONTRATO (I)

[...]

172. Concesión de un plazo suplementario para cumplir (Nachfrist)

Una vez que se produce un determinado incumplimiento contractual por una de las partes, compradores y vendedores interesados todavía en recibir lo acordado pueden acudir a la posibilidad que la Convención les dispensa en los artículos 47 y 63 CNUCCIM, esto es, pueden comunicarse con su contraparte para fijar un plazo suplementario de duración razonable para que cumpla sus obligaciones. Esta es una disposición dirigida a las partes, quienes, en consecuencia, tienen la oportunidad de accionar esta posibilidad. No se trata, pues, de una norma dirigida a los tribunales, quienes muy al contrario tienen vedada la posibilidad de conceder un plazo de gracia al comprador o al vendedor cuando se ejercite una acción por incumplimiento del contrato (arts.45.3 y 61.3 CNUCCIM).

La posibilidad de accionar el nachfrist [15] es ciertamente un derecho que compradores y vendedores habrán de tener muy cuenta. Es más, aun cuando ya no estén interesados en recibir el objeto de la prestación, les interesa accionar esta posibilidad de cara a ejercitar una futura resolución del contrato cuando existen dudas acerca de si el incumplimiento del contrato se eleva o no a la caracterización de esencial (artículo 25 CNUCCIM). Para entender este efecto práctico es necesario anticipar que la resolución del contrato sólo es posible en dos hipótesis, a saber: cuando el incumplimiento es considerado como esencial y cuando no se cumplen con las prescripciones del nachfrist. Por ello mediante la concesión de un plazo suplementario de duración razonable para cumplir, la parte que con posterioridad desee ejercitar la acción por resolución del contrato se habrá asegurado que el incumplimiento inicial (sea o no esencial) se habrá transformado en esencial, en el sentido que posibilita el ejercicio de la acción de resolución del contrato. Un ejemplo ayudará a comprender la situación: si el contrato fija como fecha de entrega el 20 de enero, el comprador que el día 21 de enero no ha recibido las mercancías, puede tener dudas acerca de si dicho retraso puede considerarse o no como esencial (muy probablemente no sea así considerado, salvo que del tenor del contrato o de una cláusula en el mismo se derive dicha esencialidad).[16] Lo más adecuado es entonces conceder al vendedor un plazo suplementario de duración razonable para que entregue las mercancías, especialmente porque la tendencia de los tribunales (dando un giro de 360ē en lo que es el planteamiento de la Convención) es la de estimar que la existencia misma del nachfrist (sin más consideraciones) es una condición previa a la resolución del contrato.[17] Pasado ese plazo, y ya se considere o no el incumplimiento como esencial, el comprador tiene el derecho de resolver el contrato. Si en la hipótesis comentada el comprador el día 21 de enero declara resuelto el contrato, sin que el incumplimiento se considere como esencial, dicha resolución se volverá en su contra al haber resuelto el contrato de forma indebida. Por ello compradores y vendedores deben estar atentos al posible uso de esta acción (y la forma correcta de hacerlo) ante las desastrosas consecuencias que su falta pueden conllevar.

Esta posibilidad de resolver el contrato cuando ha transcurrido el plazo suplementario fijado por el comprador o el vendedor puede, en principio, parecer que está abierta a todo incumplimiento de las partes. No obstante ello no es así, y el resultado práctico del nachfrist es que su concesión abrirá la puerta a una futura resolución del contrato únicamente en determinadas circunstancias: cuando el vendedor no entrega las mercancías y cuando el comprador no paga el precio o se niega a recibir las mercancías. No, en consecuencia, cuando el vendedor entrega mercancías no conformes con el contrato. En este caso, si el incumplimiento no es esencial, se haya o no concedido un plazo suplementario de duración razonable, el comprador habrá de conformarse con las mercancías, aun cuando, claro es, podrá solicitar otro tipo de acciones por incumplimiento (reducción del precio, reparación, y/o daños y perjuicios). Nótese como en la relación entre los artículos 47 (nachfrist) y 49.2 (resolución del contrato pasado el nachfrist) se trasluce la filosofía básica de la Convención al diseñar la resolución del contrato como último remedio, y además como último remedio que sólo es posible cuando el incumplimiento es esencial. No se permite, pues, que defectos mínimos o poco importantes de las mercancías se transformen en esenciales -abriendo la puerta a la resolución del contrato- por virtud de la concesión del nachfrist.[18]

El lenguaje con el que están redactados los artículos 47 y 63 CNUCCIM da a entender que para su operatividad es necesario que el comprador o el vendedor establezcan un período fijo de duración razonable [19] para que pueda producirse el cumplimiento de su contraparte (por ejemplo, el 13 de abril). Período, que ha de estar, pues, expresamente fijado,[20] ya que es fundamental para que el incumplimiento no esencial se transforme en incumplimiento esencial, que permita, en consecuencia, la resolución del contrato. De tal forma que muy probablemente no se entenderán cumplidos los requisitos de los artículos 47 y 63 ni con un lenguaje indeterminado (pague cuanto antes, necesito las mercancías, envíe sin retraso [21]) ni de forma implícita (por el simple transcurso de unos meses tras el incumplimiento).[22] En cuanto a que deba entenderse como razonable, creemos que dependerá de las circunstancias de cada caso concreto; así por caso, parece que, como mínimo, habrá de entenderse que en el caso de falta de entrega de las mercancías, será necesario su transporte desde el establecimiento del vendedor al punto de entrega. Que el tiempo haya de ser considerado en relación con un transporte más rápido del usual, será algo que habrá de sopesarse en función del caso concreto. La efectividad de la noticia que comunique la concesión de ese plazo suplementario es con su envío (art.27 CNUCCIM).[23]

A modo de conclusión indicar dos cosas. En primer lugar, que el vendedor o el comprador, especialmente el segundo, pueden conceder un plazo suplementario para cumplir ante cualquier incumplimiento de su contraparte. Ahora bien, por lo que respecta al comprador, sólo podrá declarar resuelto el contrato en los casos de falta de entrega (art.49.1.b) CNUCCIM).[24] En segundo lugar, indicar que, como un reflejo del principio de que nadie puede ir en contra de sus propios actos, se establece en el artículo 47.2 y en el 63.2 CNUCCIM que ni el comprador ni el vendedor durante el plazo concedido podrán ejercitar acción alguna por incumplimiento del contrato, salvo que la parte beneficiaria del plazo rechace realizar el cumplimiento.

[...]


CAPITULO VI FOOTNOTES

[...]

15. El concepto tiene cierta semejanza con su paralelo del mismo nombre en el derecho alemán o con la mise en demeure del derecho francés como indica el Comentario de la Secretaría al actual art.63, §8. De acuerdo con BERSTEIN y LOOKOFSKY, p.91, nota 64, el concepto alemán del nachfrist difiere del adoptado por la Convención, ya que aquél se aplica tanto a la no entrega como a la falta de conformidad de las mercancías. Además, la comunicación del nachfrist en el derecho alemán ha de ser combinada con una declaración de que la ejecución será rechazada una vez que el período de tiempo adicional concedido haya transcurrido.

16. No sorprenderá, en consecuencia, que se considere que existe un incumplimiento esencial cuando el contrato indica que la entrega se haga entre 10 y 15 días tras la perfección del contrato y pasados 2 meses únicamente se han entregado 1/3 de las mercancías: Pretura di Parma-Fidenza, 24 noviembre 1989 (Italia) (PACE) (UNILEX).

17. ICC 8128/1995 (PACE) (UNILEX), que cualifica su declaración indicando que: "Le retard peut cependant constituer une contravention essentielle au contrat suivant les circonstances speciales chaque cas d´espece dont le vendeur doit avoir connaissance". Así en el caso concreto el vendedor no podía ignorar dicha esencialidad por virtud de una carta en la que el comprador le indicaba que había de cumplir otros contratos. Vid. asimismo subordinando la resolución del contrato a la concesión de un plazo suplementario de duración razonable: AG Oldenburg in Holstein, 24 abril 1990 (Alemania) (PACE) (UNILEX); OLG Frankfurt am Main, 18 enero 1994 (Alemania) (PACE) (UNILEX); LG Düsseldorf, 11 octubre 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX) en un caso de resolución parcial bajo el art.51.2 CNUCCIM.

18. La historia legislativa además apoya que no existe posibilidad de interpretar la disposición de otra manera. Vid. haciendo referencia a la misma: HONNOLD, §288, pp.368-369.

19. Un período de 5 días para el envío de paprika desde España a Alemania fue considerado razonable. Nótese que en este caso hablamos de un escrito en el que se fija el período suplementario de duración razonable de fecha de 28 de diciembre de 1994. El periodo se fija hasta el 2 de enero de 1995 (el día 1 de enero es fiesta tanto en España como en Alemania). El tribunal, como indicabamos, consideró el plazo como razonable, pero lo hizo más bien sobre una interpretación integradora entre esos cinco días y el plazo en que resolvió el contrato: a las dos semanas de la expiración de esos cinco días (LG Ellwangen, 21 agosto 1995 (Alemania) (PACE) (UNILEX)).

20. Así también HONNOLD, §289, p.370 y §351, p.441; WILL, en Bianca y Bonell, §2.1.3.1, p.345; y KNAPP, en Bianca y Bonell, §2.9, p.460. Hemos asimismo de coincidir con KNAPP, en Bianca y Bonell, §2.10, p.461 y ENDERLEIN y MASKOW, p.182, y p.238, cuando indican que no es necesario informar en la comunicación de que pasado el plazo adicional, podrá declarar el contrato resuelto.

21. Así por ejemplo tampoco bastaría con una comunicación como "espero recibir las mercaderías pronto" (WILL, en Bianca y Bonell, §2.1.3.2, p.345).

22. En contra: ICC 7585/1992 (PACE) (UNILEX), que ha entendido que el período de tiempo transcurrido entre la inspección de las mercancías y la resolución del contrato (más de 4 meses) ha de ser analizado como un "período adicional" fijado por el vendedor de conformidad con los artículos 63.1 y 64.1(b) CNUCCIM.

23. Vid. por contra, KNAPP, en Bianca y Bonell, §2.8, p.460, indicando que es efectiva con su recepción.

El art.27 CNUCCIM, para la parte III, sigue a estos efectos una regla distinta acerca de la efectividad de las comunicaciones distinta de la establecida para la parte II de la Convención (art.24). El art.27 establece como regla general la efectividad de las comunicaciones con su emisión, mientras que el art.24 lo hace en función del criterio de "llegada".

24. Por eso no podemos coincidir con HONNOLD, §288, pp.368-369, cuando da a entender que de una lectura entre el art.47.1 y el art.49.1.b) CNUCCIM que el plazo suplementario concedido por el comprador únicamente lo es a efectos de falta de entrega de las mercancías. Vid. por contra: GARRO y ZUPPI, p.178, con quienes coincidimos, criticando la postura del profesor Honnold.

[...]

Ir al texto completo de Pilar Perales


Pace Law School Institute of International Commercial Law - Last updated December 28, 2001
Comments/Contributions
Go to Database Directory || Go to Bibliography