Go to Database Directory || Go to Bibliography


© M del Pilar Perales Viscasillas, 2001. This text may not be reproduced without the permission of the author.

extracto de

El CONTRATO DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL
DE MERCANCIAS (Convención de Viena de 1980)

M del Pilar Perales Viscasillas
Profesora Titular de Derecho Mercantil
Universidad Carlos III de Madrid

[...]

CAPITULO VII. ...

[...]

186. La transmisión del riesgo

Las reglas sobre transmisión del riesgo en la Convención de Viena se contienen en el capítulo IV que se dedica exclusivamente a este tema (arts.66 a 70 CNUCCIM).[89] Estas reglas son como la casi mayoría de las disposiciones de la Convención dispositivas (art.6 CNUCCIM), por lo que las partes podrán desplazarlas. Precisamente en el tema que nos ocupa el desplazamiento de las reglas sobre transmisión del riesgo es altamente probable, en particular si las partes utilizan alguno de los términos comerciales internacionales (INCOTERMS) elaborados por la Cámara de Comercio Internacional, cuya última versión es del año 2000. Si bien, como indicabamos cuando las partes pacten en su contrato cualesquiera de esos términos, la Convención será desplazada, ésta fue redactada teniendo en mente la existencia de los INCOTERMS 2000, por lo que bien puede decirse que se adoptan soluciones coincidentes. Con todo, la utilización de los INCOTERMS 2000 es preferible por el detalle y profundidad con el que se regula la transmisión del riesgo y, además, porque al no ser un instrumento vinculante por los Estados su revisión se facilita y con ello el que las revisiones se adapten al ritmo de los tiempos.

Los INCOTERMS 2000 establecen una serie de reglas internacionales para la interpretación de los términos comerciales más usados en el comercio.[90] Se refieren al paso del riesgo, así como a la distribución de los gastos del transporte entre compradores y vendedores -y en algunos casos a la obligación de contratar los seguros-. Están redactados originalmente en inglés, existiendo una traducción al francés. A diferencia de la Convención de Viena que es derecho interno, los INCOTERMS 2000 son una serie de reglas de aplicación, en principio,[91] voluntaria, por lo que es conveniente referirse a ellos en el contrato de forma expresa (por ejemplo, indicando "este contrato se gobierna por los INCOTERMS 2000 (especificando el término concreto))". Los INCOTERMS 2000 se dividen en 13 términos comerciales, que se agrupan en cuatro categorías. Desde el grupo E (grupo de salida), que es el menos oneroso para el vendedor, hasta el grupo D (grupo de llegada) que es el más oneroso. El orden de las categorías es: grupo E (Ex works), el vendedor ha de tener las mercancías a disposición del comprador en su propio establecimiento; grupos F y C (grupos de embarque). Bajo los términos F (FCA, FAS y FOB), el transporte principal es pagado por el comprador, mientras que en los términos C (CFR, CIF, CPT y CIP), se paga por el vendedor. Por último, en los términos D (DAF, DES, DEQ, DDU y DDP), el vendedor ha de soportar todos los costes y riesgos necesarios para llevar las mercancías al país de destino.

La transmisión del riesgo envuelve una cuestión sencilla que, sin embargo, resulta muy difícil de responder: quién se hace responsable cuando las mercancías se pierden o deterioran?. La respuesta bajo la Convención de Viena es que la pérdida la soporta el comprador cuando los daños o la pérdida de las mercancías se producen una vez que el riesgo se le ha transmitido, a menos que se deba a un acto u omisión del vendedor (art.66 CNUCCIM).[92] La pérdida es económica, ya que las mercancías se pierden, pero la parte que soporta el riesgo no sólo las pierde sino que además ha de pagar el precio de las mismas (aunque las reciba deterioradas o nunca las reciba) o habrá de entregar las mercancías por segunda vez, recibiendo únicamente una contraprestación equivalente a una de ellas. Estas consecuencias se ven en gran medida mitigadas por la circunstancia de que las partes contratarán seguros cubriendo contingencias que den lugar a la pérdida o al deterioro de las mercancías, lo cual no evita que alguien tenga que pagar esos seguros, ni que la parte que asume el riesgo tenga la carga de tener que reclamar al asegurador.

Como indicabamos, la cuestión acerca de quién asume la pérdida o deterioro de las mercancías se contesta mediante el establecimiento del momento exacto en que la tranmsión del riesgo se produce. El objetivo de los artículos 67 a 69 CNUCCIM es precisamente el de determinar ese momento. Las disposiciones sobre transmisión del riesgo se completan con una última disposición. Se trata del art.70 CNUCCIM que explica la relación entre el incumplimiento esencial y las disposiciones sobre transmisión del riesgo, de forma que si el vendedor ha incurrido en incumplimiento esencial, los arts. 67, 68 y 69 no afectarán a los derechos y acciones de que disponga el comprador como consecuencia del incumplimiento.

a) Compraventas que implican el transporte de las mercancías

La regla más importante a estos efectos es la del artículo 67 CNUCCIM que se refiere a aquellas hipótesis, por lo demás las más frecuentes, en que el contrato de compraventa implica el transporte de las mercancías, las cuales ya están claramente identificadas (en caso contrario, el riesgo no se transmite al comprador hasta ese momento). En estos casos, el riesgo se transmitirá al comprador cuando se pongan en poder del primer porteador (esto es, primer porteador independiente) [93] cuando el vendedor no esté obligado a entregarlas en un lugar determinado. En caso contrario, el riesgo se transmite cuando se pongan las mercancías en poder de un porteador en el lugar en que el vendedor esté obligado a entregarlas. Se indica, por último, que el hecho de que el vendedor esté autorizado a retener los documentos representativos de las mercaderías no afectará a la transmisión del riesgo.

b) Mercaderías vendidas en tránsito

A diferencia de los INCOTERMS 2000 que no disponen de una regla similar, la Convención de Viena se ocupa en su artículo 68, si bien de una forma un tanto confusa, de establecer una regla dirigida a determinar cuando el riesgo se traspasa del vendedor al comprador en los casos de compraventa de las mercancías durante su transporte. Algo que no es extraño en el caso de mercancías no manufacturadas y cuyo precio está sometido a fluctuaciones.[94] La regla general que se establece es que el riesgo se transmite en el momento de la celebración del contrato, lo que se determina de conformidad con las reglas de la Parte II de la Convención. Como excepción se indica que, si resulta de las circunstancias, podrá entenderse que el riesgo se transmite en un momento generalmente posterior: cuando las mercaderías se hayan puesto en poder del porteador que haya expedido los documentos acreditativos del transporte. Por último, se sienta una contraexcepción: el riesgo será de cuenta del vendedor cuando en el momento de la celebración del contrato tuviera o debiera haber tenido conocimiento de que las mercaderías habían sufrido pérdida o deterioro y no lo hubiera revelado al comprador.

c) Supuesto residual

Fuera de los dos casos anteriores, el art.69 CNUCCIM sienta una regla de carácter residual en función del lugar de entrega de las mercancías al comprador y de que las mercancías estén identificadas, ya que hasta ese momento no se transmite el riesgo. Si el comprador está obligado a hacerse cargo de las mercancías en el establecimiento del vendedor, el riesgo se transmite cuando éste se hace cargo de las mercancías o, si no lo hace a su debido tiempo, desde el momento en que las mercaderías se pongan a su disposición e incurra en incumplimiento del contrato al rehusar su recepción. Si el comprador está obligado a hacerse cargo de las mercancías en otro lugar (por ejemplo, en los almacenes de un tercero), el riesgo se transmite cuando debe efectuarse la entrega y el comprador tenga conocimiento de que las mercaderías están a su disposición en ese lugar.


CAPITULO VII FOOTNOTES

[...]

89. Acerca de la transmisión del riesgo en la Convención y en el derecho mercantil español, no puede dejar de consultarse la monografía de Guillermo ALCOVER GARAU, La transmisión del riesgo en la compraventa mercantil. Derecho español e internacional. Madrid: Civitas, 1991.

90. Vid. Introducción a los INCOTERMS 2000. El texto de los INCOTERMS puede adquirirse mediante su solicitud a: ICC Publishing, S.A. 38, Cours Albert 1er. 75008-Paris, Francia. O a ICC Publishing Corporation, 156 Fifth Avenue, New York. N.Y. 10010. EEUU.

91. Decimos en principios porque algunos tribunales tienden a considerarlos como usos de comercio. Vid. capítulo III, apartado 145, nota 20.

92. La prueba incumbe al comprador: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Sala C, 31 octubre 1995 (Argentina) (PACE) (UNILEX). En una compraventa de jasmin CIF New York, con el acuerdo de que el vendedor se encargaría de que las mercancías se transportasen en línea directa y de que se almacenasen en un lugar fresco al no soportar altas temperaturas, el riesgo se entendió transmitido del vendedor al comprador en el momento de su puesta a disposición al transportista, pero el riesgo se le imputó al vendedor, ya que las mercancías se dañaron durante el transporte al no haber sido almacenadas en un lugar fresco y al no haberse escogido una línea directa (CIETAC, China International Economic and Trade Arbitration Commission, 1995 (PACE) (UNILEX)).

93. Así también SCHLECHTRIEM, Uniform Sales Law, p.88.

94. Por ejemplo, los cargamento de crudo pueden llegar a cambiar de manos más de 20 veces durante su transporte entre puertos: J.B. RITTER, "Defining International Electronic Commerce". Northwestern Journal of International Law and Business, 1992, vol.13, n1, n.19, p.12.

[...]

Ir al texto completo de Pilar Perales


Pace Law School Institute of International Commercial Law - Last updated December 28, 2001
Comments/Contributions
Go to Database Directory || Go to Bibliography